Aspectos que los residentes en Chueca desconocen sobre rastrear móviles

A día de hoy prácticamente el cien por cien de quienes residen en el barrio madrileño de Chueca cuentan con un smartphone. No solo nos referimos a adultos, sino también a niños pequeños.

A día de hoy prácticamente el cien por cien de quienes residen en el barrio madrileño de Chueca cuentan con un smartphone. No solo nos referimos a adultos, sino también a niños pequeños. Diversas situaciones pueden dar pie a dichas personas a querer rastrear celular, aunque no terminan de hacerlo por unos u otros motivos. Uno de ellos es el de dudar sobre si es legal o no.

A continuación desvelaremos la respuesta a esta pregunta y analizaremos otros aspectos relevantes, despejando las diversas dudas que acostumbran a surgirles a los consumidores.

Legalidad

La privacidad es tenida muy en cuenta por los poderes legislativos, judiciales y de otras índoles. Invadirla así como así podría suponer penas de mayor o menor cuantía, por lo que conviene cerciorarse previamente de qué dice la jurisprudencia al respecto.

En líneas generales, salvo algún caso muy concreto, siempre se requiere que el propietario del dispositivo móvil le consienta a la otra persona, a través de un documento, la acción de rastrearle su respectivo celular. En caso contrario el proceso de seguimiento podría no estar amparado por la legalidad vigente.

Todo cambia, por supuesto, en caso de que el aparato telefónico sea de la propiedad de uno mismo. Un claro ejemplo es el de perder el terminal y no poder localizarlo. En tal caso, de hecho, existen aplicaciones creadas específicamente para saber en qué lugar se encuentra el móvil, independientemente de si ha sido sustraído o perdido en Chueca u otra ciudad del país, así como en el extranjero.

Apps disuasorias

Por desgracia, tanto en Madrid como en toda España son habituales las sustracciones de terminales. Ahora con el confinamiento se han reducido considerablemente, pero a partir del momento en que la población pueda volver a salir a la calle, volverán a aumentar los hurtos.

Las aplicaciones de localización no solo operan indicando la posición exacta del dispositivo que ha sido robado, sino que van más allá. Y es que este aspecto de poco sirve si el susodicho se va moviendo cada dos por tres precisamente para evitar ser detectado.

Adicionalmente también disponen de funciones que, al activarlas, reproducen una alarma muy estridente. Tras invadirles el miedo a ser descubiertos, proceden a dejar el smartphone en algún lugar de la calle. Al no moverse lo más mínimo, resulta posteriormente mucho más sencillo encontrarlo tras acudir al punto que se muestra en el GPS.

Recomendado por psicólogos infantiles

Otro aspecto que suele ser desconocido por gran parte de la sociedad guarda relación con los profesionales del sector de la psicología. Año tras año son numerosos los peques de Chueca que han de recurrir a especialistas del citado ámbito para mejorar su bienestar mental e incluso curarse de patologías bastante graves.

¿Sabías que muchas de ellas son causadas por el uso del teléfono móvil? Utilizar un smartphone no es negativo en sí mismo, ni mucho menos. El problema reside en las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea a los que tienen acceso de manera más que sencilla.

Ello puede traducirse en que compañeros de clase, amigos o incluso individuos totalmente desconocidos hagan un acoso digital que puede influir de manera muy negativa en el infante.

Así lo demuestran los peques que sufren ansiedad social, timidez extrema e incluso depresión. El miedo a salir a la calle les termina afectando a todos los niveles, por supuesto también en lo que se refiere al ámbito escolar. El absentismo da comienzo y las notas van empeorando al mismo tiempo en que los progenitores no son conscientes de la situación que se está produciendo.

De hecho, algunos padres achacan los malos resultados de los exámenes a la dejadez de su hijo, cuando no tiene nada que ver. Evitar este tipo de situaciones tan negativas está en las manos de los padres que residen en el barrio de Chueca, quienes solamente deben realizar una acción muy sencilla: rastrear el celular de sus hijos.

El objetivo es claro: asegurarse de que ninguna mala influencia le hace la vida imposible a diario, semanalmente o de vez en cuando. No importa la frecuencia, ya que un solo mensaje negativo puede afectarle para siempre si no es detectado a tiempo por los padres, las madres o los tutores legales.

Conviene hacer un seguimiento diario no solo para impedir que se produzcan conversaciones dañinas, sino también para averiguar las páginas a las que accede el pequeñín e incluso los servicios de los que hace uso. Saber qué contenidos consume puede ayudar a profundizar en su mente, así como comprender qué le inquieta y dar pie a que se hable en familia para no tener tabúes.

Por todos estos motivos no es de extrañar que el rastreo de smartphones sea recomendado fervientemente por los psicólogos infantiles. Y es que los progenitores que lo llevan a cabo son capaces de evitarles problemas de mayor o menor gravedad a muchos niños de Chueca.

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Chueca

Somos Chueca es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.