Metro advierte de la presencia de amianto en los pasillos de la línea 10 en Tribunal

Los carteles, situados en los pasillos, avisan del peligro para la salud que supone respirar y manipular el amianto

Pancarta de protesta por la presencia de amianto en el Metro de Madrid | CC.OO.
Pancarta de protesta por la presencia de amianto en el Metro de Madrid | CC.OO.

Metro de Madrid ha colocado en los pasillos y los accesos a los andenes de la línea 10 de la estación de Tribunal carteles en los que advierte de la posible presencia de amianto en la cubierta y de la prohibición de manipularla sin la correspondiente autorización.

En el cartel, con fondo de color blanco y varios bloques de texto y el icono de un hombre con una mano negra tachada, incluye varios mensajes acerca de la existencia de amianto y del peligro para la salud que supone respirarlo, tocarlo, taladrarlo, cortarlo o retirarlo.

¡ATENCIÓN! CONTIENE AMIANTO
Respirar el polvo de amianto es peligroso para la salud
Seguir las normas de seguridad

¡ATENCIÓN! Cubierta con materiales que pueden contener amianto
¡SE PROHÍBE TERMINANTEMENTE!
Manipular (taladrar, cortar, retirar, etc.) material que pueda contener amianto sin autorización

Dos días sin parada de la L10 en Tribunal

Las obras de mejora de la accesibilidad y modernización de la estación de Metro de Tribunal revelaban el pasado viernes la existencia de amianto en el techo que conecta el vestíbulo con los andenes de la línea 10 del suburbano.

Un descubrimiento fortuito que, siguiendo los protocolos de seguridad ante la presencia de amianto, obligó a cerrar los pasillos y andenes de la L10 y a dejar sin parada en Tribunal esta línea hasta el pasado domingo para que una empresa especializada eliminara ese peligroso material.

Los carteles que Metro de Madrid ha colgado constatarían que, aunque ya se han retirado las placas de fibrocemento con amianto del falso techo detectadas la pasada semana, todavía no se ha procedido al total desamiantado de la estación de Metro de Tribunal.

Desde Metro de Madrid aseguran que, en ningún caso, los viajeros se han encontrado en riesgo al tratarse de una zona de difícil acceso y donde no se pueden liberar las fibras de amianto, salvo que exista alguna manipulación, que hasta ahora no se ha constatado.

Por su parte, el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) señala que, hasta el 26 de julio, ni la contrata ni los trabajadores estaban inscritos el Registro de Empresas con Riesgo por Amianto (RERA) para poder manipular amianto porque su trabajo se limitaba a labores de remodelación e instalación de ascensores.

Una vez constatada la existencia de amianto, se procedió a solicitar una empresa inscrita en el RERA la activación del Plan General de Trabajo para la retirada del material del falso techo de fibra de vidrio de uno de los cañones de acceso al andén de la L10 y se procedió a cerrar ese espacio al público.

Para el sindicato este hallazgo «pone en entredicho la evaluación o mapeo que ha hecho Metro de la presencia de amianto en las estaciones» dado que, por la manera en la que se han ejecutado las obras, se deduce que «no preveían encontrar amianto».

«De lo contrario habría estado prevista y programada su retirada», señalan desde CC.OO. Asimismo, denuncian que «de existir riesgo de exposición» durante los días que lleva ejecutándose la obra «estaríamos ante una grave negligencia», por lo que exigirán que se investigue este caso.

El sindicato quiere que se esclarezcan las circunstancias en las que ha tenido lugar, «si funcionaron las cautelas previstas en el proceso de coordinación de actividades empresariales», si Metro «actuó con eficacia» y si los «protocolos de seguridad y los responsables de vigilancia cumplieron con sus fines».