Madrid se prepara para su primer ‘Orgullo frente al Fascismo’

La manifestación, convocada para el 21 de septiembre, es una respuesta a los ataques de la ultraderecha al colectivo LGTBIQ+

Pancarta con el símbolo de Gaysper en la Manifestación del Orgullo Crítico 2019 | SOMOS CHUECA
Pancarta con el símbolo de Gaysper en la Manifestación del Orgullo Crítico 2019 | SOMOS CHUECA

El pasado domingo 21 de julio, a las 19:30 horas, tenía lugar en la plaza de Pedro Zerolo la primera reunión asamblearia para la organización de la manifestación ‘Orgullo frente al Fascismo 2019’, detrás de la que no hay ningún partido político, asociación o colectivo.

Se trata de personas individuales que quieren “recuperar la calle como espacio de protesta” al margen de siglas y personalismos y “sin otras banderas más allá de las que representan la diversidad del colectivo LGTBIQ”, explican desde la organización.

En este encuentro, abierto a cualquier persona, se definieron las bases de la primera manifestación del Orgullo LGTBQ+ como condena a “aquellas fuerzas políticas que pactan nuestra discriminación y persecución” y contra los ataques directos de la extrema derecha hacia el colectivo, tanto a través de declaraciones públicas como de propuestas políticas concretas.

En esa reunión se acordaron una serie de puntos, como el cambio en la fecha de su celebración, que finalmente tendrá lugar el próximo 21 de septiembre a las 19 horas con el mismo recorrido que la manifestación del Orgullo estatal: desde Atocha hasta la Plaza de Colón, pasando por el Paseo del Prado, Neptuno, Cibeles y el Paseo de Recoletos.

El único objetivo de estos manifestantes, que se organizan de manera autogestionada, es la defensa de los derechos LGTBIQ+ “frente a la amenaza de retrocesos en nuestras conquistas sociales y libertades” que propugnan los partidos de ultraderecha.

Por ello, bajo el lema ‘Orgullo frente al fascismo: siempre adelante, nuestros derechos no se pactan” y con ropa de color blanco, proponen una manifestación reivindicativa, transversal e inclusiva muy alejada del “carácter festivo y mercantilista” de la manifestación del Orgullo que cada julio toma el centro de Madrid en la que solo ondeen las banderas que representan al colectivo LGTBIQ.