Irse a un camping, una opción que gana adeptos a la hora de elegir alojamiento vacacional

Una escapada en un camping resulta ideal para aquellos que necesiten desconectar de su día a día

Vivir en el centro de una gran ciudad como Madrid tiene múltiples ventajas y algún que otro inconveniente, como bien saben quienes residen en un área como Chueca y, aunque las primeras pesen mucho más que los segundos, hay veces que se hace más que necesaria una escapada vacacional para volver después con ánimos renovados.

Si eres de los que sabes que ese momento llegará, quizá quieras sumarte a los casi 8 millones de personas que en 2018 eligieron la opción de pernoctar en un camping en España para desconectar de su día a día. No faltarán opciones de camping por toda la Península Ibérica para elegir destino, siendo las comunidades de Cataluña, Andalucía y Valencia las que presentan mayor oferta de este tipo de alojamientos.

Ya sea en tienda de campaña, caravanas o en cómodas cabañas, el camping permite turistear sin límites y, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, referidos a 2019, la Comunidad Valenciana es el destino preferido de quienes optan por los campings (592.455 pernoctaciones hasta noviembre). Por su parte, La Rioja alcanza el mayor grado de ocupación de plazas ofertadas, con el 60,7% de las mismas.

La Costa Blanca fue la principal zona turística receptora de pernoctaciones en campings a lo largo de 2019 (333.535) y también la que mayor ocupación presentó (79,5% de las parcelas ofertadas); mientras que las ciudades con más pernoctaciones fueron Benidorm, Cartagena y Marbella.

Aunque los campings españoles son más apreciados por el turismo no residente en el país, si nos atenemos al número de ellos que los eligen para alojarse en comparación con el número de turistas residentes que escogen esta opción (el 67,8% de las pernoctaciones en campings las realizan viajeros no residentes en España), el usuario nacional crece cada año de manera sostenida respondiendo, entre otras cosas, a las mejoras en servicio e instalaciones que año tras año experimenta este sector, especialmente apreciado por personas de Reino Unido, un mercado emisor de primer orden que acumula el 33,3% de todas las pernoctaciones de no residentes en campings españoles.

¿Por qué elegir irse de cámping?

Los campings se clasifican, según sus instalaciones y servicios, en cuatro categorías: lujo, primera, segunda y tercera categoría. Se inscriben en el correspondiente registro de las distintas Consejerías de Turismo de cada comunidad autónoma.

Entre los defensores a ultranza de hacer camping a la hora de disfrutar de una escapada, más o menos larga, encontramos sólidas razones que justifican su elección, entre las que cabe destacar su excelente relación calidad-precio, que garantiza satisfacción junto a unas vacaciones más económicas; la libertad de horarios y de indumentaria que ofrecen los lugares de acampada, la situación privilegiada de la mayoría de ellos y la posibilidad que se presenta de establecer relaciones cercanas y cordiales con otros campistas; la oferta deportiva, de juegos y de animación que suelen tener, muy adecuados para disfrutar en familia, o la aceptación de animales de compañía en sus instalaciones.

Además, tal y como hemos dicho con anterioridad, los campings de hoy en día han ido sumando a su amplio abanico de encantos un componente de comodidad e, incluso, de lujo que antiguamente estaban reservados para otros tipos de alojamiento. Esto les ha hecho ir ganando cuota de mercado entre aquellas personas reticentes a renunciar durante sus vacaciones a toda una serie caprichos cotidianos que son, para muchos, imprescindibles.