Arrimadas y miembros de Ciudadanos, obligados a abandonar el Orgullo escoltados por la policía

Representantes de la formación naranja, que acudieron a la manifestación del Orgullo, fueron abucheados y sufrieron el lanzamiento de objetos, que motivó la intervención policial y su escolta hasta el Congreso de los Diputados

Arrimadas, abandonando la manifestación del Orgullo escoltada por la policía | SOMOS CHUECA
Arrimadas, abandonando la manifestación del Orgullo escoltada por la policía | SOMOS CHUECA

Tal y como había anunciado, Ciudadanos pasó por alto el veto de los organizadores de la Manifestación del Orgullo y decidió participar, este año a pie y no en carroza, en la manifestación del Orgullo 2019, principal acto reivindicativo del colectivo LGTBI.

La decisión no resultó del agrado de un nutrido número de manifestantes del Orgullo, que abuchearon e increparon a los representantes del partido presidido por Albert Rivera durante todo el recorrido al grito de “Fuera, fuera”, “Fascistas”, “Con nuestros derechos no se negocia”, “No sois bienvenidos”, “Sí se puede”. Llegaron, incluso, a arrojarles diferentes objetos, según denunciaron los mismos afectados.

Tal fue la oposición a la presencia de Ciudadanos en el desfile que un grupo de manifestantes impidió la marcha de la formación naranja con una sentada delante de su pancarta durante cerca de una hora, hasta que agentes de la Policía Nacional y Municipal establecieron un cordón para que pudieran seguir avanzando hasta Colón, su destino deseado.

A la altura del Ministerio de Sanidad, en el Paseo del Prado, la crispación se disparó y la situación se volvió peligrosa, por lo que los miembros de Ciudadanos, con Inés Arrimadas a la cabeza, tuvieron que abandonar el recorrido escoltados por agentes de la policía cerca de las 22:30 horas.

Manifestantes del Orgullo increpando a los miembros de Ciudadanos | SOMOS CHUECA

Manifestantes del Orgullo increpando a los miembros de Ciudadanos | SOMOS CHUECA

Todos juntos, los expulsados se dirigieron al Congreso de los Diputados, “bajo su responsabilidad,” según les advirtió la policía, para comparecer ante los medios de comunicación y pedir al resto de partidos políticos que condenaran los actos violentos sucedidos durante la Manifestación del Orgullo contra afiliadas y afiliados de Ciudadanos.

“Hoy ha sido un día de vergüenza, de infamia. Hoy nos han intentado agredir. Nos han lanzado botellas, nos han lanzado latas, hielos, vasos… de todo”, explicaba Arrimadas a los medios de comunicación.

“Hay unos intolerantes, que se asemejan mucho a los fascistas de toda la vida, que nos han querido expulsar del Orgullo”, afirmaba la líder de Cs, quien también aseguró que su formación es un partido que “nació para defender la libertad en los lugares más difíciles y ahí seguiremos estando”.

Afiliados de Ciudadanos frente al Congreso de los Diputados | SOMOS CHUECA

Afiliados de Ciudadanos frente al Congreso de los Diputados | SOMOS CHUECA

Por su parte, los manifestantes que increparon a los miembros de Ciudadanos se alegraron del abandono de la manifestación de la formación naranja, gritando entonces “Ya puede comenzar el Orgullo” y aplaudiendo con efusividad.

A partir del altercado, las redes sociales se llenaron de reproches de uno y de otro bando, al igual que cientos de reacciones en distinto sentido. Quienes justificaban la expulsión de Cs lo hacían mayoritariamente argumentando que no se puede estar pactando en las instituciones con partidos homófobos, en referencia a los acuerdos de gobierno con Vox que la formación naranja estaría negociando en diferentes ayuntamientos y comunidades autónomas, y pretender que eso no les pase factura en las calles y en un evento reivindicativo como la manifestación del Orgullo.

Más información:

Orgullo 2019: más noticias en Somos Chueca